la herreria online
Recomendar Compartir

Herrería online

Se cree que para ser herrero se necesita de dotes especiales, ya que muchos son los que aseguran que un herrero es un "artista". El mundo de la herrería en general no hace simplemente alusión a materiales como el hierro, el acero, el aluminio, las estructuras, los herrajes, los vallados y similares; sino a cómo estos productos son trabajados y terminados. Se dice que la herrería es el oficio, es decir la labor que va más allá de un trabajo o tarea, es algo que se hace porque brinda satisfacciones personales.

La herrería consta del arte de elaborar objetos que pueden estar fabricados en acero o hierro, y para poder lograrlos se deben utilizar herramientas de tipo manuales para poder llevar a cabo trabajos como martillar, doblar o ejecutar diferentes acciones que brinden una forma determinada al metal. Mediante la herrería lo que se hace es modelar el metal mientras éste se encuentra todavía en estado plástico.

 
         

El trabajo

La herrería en general es un trabajo que el artesano suele disfrutar, son ellos los que ante todo calientan las partes del hierro o del acero que luego van a ser modeladas con sus martillos, pinzas o tenazas. El proceso de calentar la pieza se lleva a cabo en una forja de gas natural, carbón o leña; el color es fundamental para poder reconocer la temperatura y cuan maleable es el metal. Cuando se calienta mucho el hierro, éste se torna rojo para luego seguir con un color anaranjado, luego amarillo y por último blanco; el color ideal para poder realizar el forjado es el que se encuentra en el límite entre el blanco y el anaranjado. Es muy común que encontremos a los talleres de los herreros con poca luz, esto se debe a que necesitan visualizar muy bien el color del metal para poder trabajar con él. La herrería posee diversas técnicas y se as clasifica en: forjado o esculpido, soldadura, recalentamiento y el acabado. Las manufacturas de los herreros son por lo general las rejas, los muebles, las esculturas, artículos decorativos, religiosos, utensillos de cocina, herramientas, y en ocasiones armas. Un herrero puede realizar, debido a su experiencia y sabiduría, productos que combinan tanto talento como originalidad, y es que ese es el objetivo de la herrería en general.

Las herramientas

Si por algo se los conoce a los herreros es por sus herramientas; se sabe que este trabajo requiere de material específico, y fueron justamente los herreros quienes se jactaron desde hace ya muchos años, en ser tener una ocupación donde solo ellos fabricaban sus propias herramientas. Al herrero se le ha brindado siempre muy pocas herramientas, sólo las básicas, luego ellos se encargaban de modificarlas o inspirarse en ellas, para dar vida a nuevos artículos que los ayudarían en sus labores. La frase favorita del herrero es "lo único que necesito para trabajar es un sitio donde calentar el metal, un superficie donde golpearlo y algo con qué hacerlo". La forja es precisamente el lugar donde se aplica el calor al metal en cuestión, allí se controla el volumen del fuego; el yunque es un bloque que suele ser de acero en donde se coloca la pieza para ser moldeada. Las tenazas y los moldes son herramientas accesorias a las previamente nombradas; las primeras son utilizadas para manipular el material incandescente y los moldes son los que le van a otorgar la forma al metal. A los moldes se los debe calentar de manera tal que el metal se derrite y se desliza a través de las aberturas marcadas en los mismos.

 

 

Un oficio que ya no tiene género

Cuando hablamos de herrería en general, seguramente se nos viene a la cabeza un hombre corpulento manipulando toda clase de fierros y metales, esto ocurría años atrás, hoy ya no es así. A pesar de las limitaciones de género impuestas por la sociedad, podemos encontrar en la actualidad muchas mujeres que han optado por el camino de la herrería; ellas, al igual que ellos, trabajan las piezas con la misma destreza y cuidado, ya sea para hacer una reja como para elaborar un utensillo de cocina.

Otro aspecto a destacar, es que las mujeres han adoptado la herrería como trabajo y ocio, es decir, muchas viven de esta tarea, mientras que otras solo la realizan por placer. Algunas mujeres afirman haber empezado este oficio con temor, sin saber qué respuesta esperar de la sociedad, pero con el correr de los años, pudieron demostrar que eran tan o más capaces que el sexo fuerte y se abrieron paso en esta fascinante labor.