herrajes para cristal templado
Recomendar Compartir

Herrajes para cristal templado

El cristal y el vidrio provienen del silicio es un material que se descubrió hace siglos, hoy mediante técnicas y procesos más avanzados se fue desarrollando generando otro tipo de cristalería, pero dentro del proceso hay algo que es básico desde hace siglos que es el calentamiento y el enfriamiento que ha evolucionado en el uso de los hornos de tecnología horizontal, que lo que hace es controlar de manera serial y se le puede dar las medidas justas que se necesiten así como el grosor del vidrio/ cristal.

El cristal templado tiene como característica ser un vidrio cuatro veces más resistente al golpe y al cambio brusco de temperaturas, cuando se rompe se fragmenta en pequeños pedazos que minimiza además el riesgo de lastimaduras.

 
         

Ideales para este tipo de vidrios

Son además vidrios de gran duración y dureza, tiene resistencia y tolerancia a los cambios climáticos, soportan desde calor intenso hasta la caída del granizo, además de ser usados en distintos objetos y para distintas funciones. Los vidrios templados cambian de temperatura de manera paulatina, son cristales termo endurecidos que cuando se rompen se rompen en grandes pedazos que a su vez se fragmenta. Al vidrio templado además se le complementa en la colocación con herrajes para que les de mayor seguridad, también los herrajes están presentes en las mamparas de baño, en las puertas automáticas, en las puertas giratorias y todo lugar en donde haya cristal de gran tamaño.

Los herrajes serán de bronce de acero inoxidable, pulidos niquelados o con algún proceso de cromado, son herrajes finos que en el cristal quedan como objetos de decoración y le dan más terminación a los vidrios. Por ejemplo en una puerta de vidrio, en un edificio, en un banco o centro comercial, la línea de puertas con zócalos de aluminio queda muy bien, además las terminaciones de los zócalos evitan las posibilidades de roturas algo que puede ser muy peligroso.

Los cierres y aperturas de puertas se hacen con vistosas manijas en donde los herrajes dan un mejor cierre y vista al lugar dando un toque fino de decoración. Hay puertas que tienen cierres magnéticos, así con un sistemas de cierre dan a las puertas templadas más seguridad.

Que los herrajes sean de fácil limpieza y accesibles y fáciles de instalar no es un tema menor, las personas idóneas en colocación de estos vidrios templados serán responsables y tendrán practica en la instalación. Un ejemplo de herrajes de cristales son lo que se usan en las puertas de los locales comerciales, y en los edificios, que son de una belleza y armonía funcional y dan a los que usan esas puertas una sensación de lujo, prolijidad y practicidad. En un edificio la puerta juega un papel muy importante. Las puertas se pueden automatizar. Los vidrios de cristal templado favorecen la amortiguación de los ruidos, gracias al sistema de aislación acústica que no dejan pasar los sonidos fuertes, se reduce hasta un 30% el ruido externo.

 

 

Para otros cristales

Además del cristal templado existe el cristal laminado que es el que tiene varias hojas unidas entre si, en donde se aplica un proceso de calor y de presión. Además cuando se hace este procedimiento se hace un control de la humedad, se pasa una placa laminadora de PVB que facilita el pegado, se trabaja a una temperatura superior a los 135 grados centígrados y una presión de 15 kilos. En la laminadora que prensa se hacen distintos tipos de vidrios, hay test de ensayos para ir adaptando el tipo de vidrio al lugar en donde se quiere instalar. Lo que hacen además los vidrios laminados es servir de protección es casi imposible romperlos, son vidrios que no se astillan, no produce riesgo de lesiones, no estalla, y con los herrajes bien colocados son un cristales que se adaptan al lugar dando 100% de seguridad.

De todos estos beneficios también se puede agregar que reduce la trasmisión de luz solar, de los rayos ultravioletas, absorben bien la energía, hacen que el calor entre y se propague, controla los reflejos, y permanece inalterable en el tiempo. Cuando se decide por la construcción o remodelación de un lugar, será el arquitecto o el constructor el que tenga la última palabra y adecuara el cristal que se necesite para cada caso.