salamandra hierro fundido
Recomendar Compartir

Salamandras de hierro fundido

En la actualidad existen diversos tipos de calefacción. El más antiguo y el primero que existió es la salamandra, creada hace ya muchos años por Benjamin Franklin. Cabe destacar, que la mayoría de estos modelos se confeccionan hoy en día con hierro fundido. Sin embargo, en la vida moderna este sistema se presenta muy controvertido ya que si bien ofrece muchas ventajas, también tiene muchos contras. En el presente desarrollo no solo nos focalizaremos sobre estas cuestiones, sino que también plantearemos donde uno puede encontrar salamandras de hierro fundido, cuales son los valores que se manejan en la actualidad, y algunas cuestiones más.

Si tenemos que describir una salamandra, diríamos que consiste en una caja de fundición que tiene una ventana en forma enrejada. Mediante esta ventana se añaden los elementos, o los combustibles. La misma contiene patas y en su parte superior debe tener un caño, o un tubo (chimenea), mediante el cual el humo tiene que salir liberado al espacio exterior, para evitar que estos queden en el ambiente.

 
         

Un sistema de calefacción eficiente

La salamandra es, dentro de los sistemas de calefacción, uno de los ejemplares más económicos y más accesibles. No solo por el costo que supone en si misma, sino también porque consume poco combustible y los materiales que requiere para su combustión son accesibles y económicos (Carbón, madera-leña, minerales entre otros). Sin embargo, estos elementos si bien son baratos, son contaminantes cuando son quemados y no se aconseja que los seres humanos los aspiren por un periodo largo. Y teniendo en cuenta que en este dispositivo la combustión que se genera, se da en el ambiente a calefaccionar, podemos imaginar que es un ambiente peligroso y no aconsejable para estar mucho tiempo. A pesar de estas cuestiones, se plantea y se sostiene que la chimenea es la encargada de liberar estos gases, pero muchos argumentan que no todos quedan por fuera del ambiente. Más allá de estas cuestiones, muchas personas ya tienen una salamandra y quieren una nueva, o están buscando una para instalar en el hogar.

Para estos interesados, nos interesa plantearles que las salamandras se pueden conseguir en varios lugares, a pesar de ser un elemento antiguo y no tan visto. En primer lugar, cabe destacar que estos dispositivos de calefacción se pueden encontrar en muchas casas de herrería (ya que son estos los profesionales que trabajan con hierro fundido y otros metales), y también se pueden encontrar en los comercios que se dedican a la comercialización de parrillas, estufas y hogares. Si ustedes no conocen ningún lugar, ninguna tienda, ni nadie que les pueda pasar este dato de referencia por su barrio, les sugerimos que visiten la página de "La vaca Tuerta". Esta empresa se dedica a la confección de estos dispositivos hace años, ofreciendo una amplia variedad de modelos, más de 50.

Asimismo, no podemos dejar de plantear que estos sistemas de calefacción también se pueden comprar usados (cabe aclarar que hierro fundido tiene una vida útil muy extensa). En las páginas Web de compra y venta, tal como "Mercado Libre", "De remate" o "Más oportunidades", uno puede encontrar varios ejemplares con diversas características y cualidades. Es cuestión de que busquen y de que averigüen bien. Pero ojo, si un modelo les interesa y les gusta mucho, no demoren en comprarlo porque allí los productos se venden rápidamente.

En lo que se refiere al valor de este dispositivo de calefacción, cabe destacar que hay varios precios porque hay varios modelos. Algunos ejemplares suponen un mayor trabajo y una mayor dedicación, razón por lo cual son más caros. Así como también se pueden comprar ejemplares usados que son mucho más accesibles. Por eso, sostenemos que el rango de valores en el que se pueden encontrar estos ejemplares es desde los 800 pesos, hasta los 3000 pesos aproximadamente.

Si se les presentan problemas a la hora de elegir el modelo, les aconsejamos que pidan y que soliciten presupuestos o cotizaciones. De esta manera, uno puede comprar precios y contrastar modelos y determinar cual es el más accesible, cual es el de mejor calidad y cual es el que tiene el diseño que les resulta más atractivo. Al mismo tiempo, les sugerimos que pidan cotizaciones o presupuestos detallados, ya que en muchos casos sucede que uno considera que los costos de instalación están contemplados en el valor y no es así. Por lo general, este servicio se cobra aparte. Consulten, así saben bien cuanto es el costo total.

 

 

Una excelente opción

Para ir concluyendo este desarrollo y para ir cerrando la idea general de este artículo, nos interesa resaltar que más allá de los contras que presentan las salamandras en general, muchos optan por ellas.

Por otro lado, las mismas se consiguen con gran facilidad porque hay muchos puntos de venta. Asimismo, existen varios modelos, y por ende varios precios y valores.