rejas para piscinas
Recomendar Compartir

Rejas para piscinas

¿Porqué a veces puedes llegar a necesitar rejas para piscinas?, la principal razón debe ser la seguridad, ya que la mayoría de los grupos familiares, además de los adultos, puede haber niños pequeños. Entonces, si tienes la suerte de contar en el jardín de tu casa con una piscina grande, que sea especialmente utilizado por tus familiares, amigos y los niños, o en caso que recibas visitas, es conveniente estar prevenidos y adquirir rejas para piscinas por si acaso se les ocurriese jugar cerca del estanque porque pueden caer y si no estas cerca el accidente sería más grave.

En términos más específicos, se puede decir que estos elementos son como cercos y que se encuentran elaborados de distintas formas.

 
         

Clases de rejas

Por un lado, se fabrican rejas con tubos de metal, las cuales son ideales para delimitar los espacios que se comprenden al sector de pileta y además es muy común que las utilice como complemento para balcones, terrazas, u otros accesos que se quieran limitar. De todas maneras, si en alguna circunstancia necesitase adquirir este tipo de elementos que aportan simplemente seguridad, para poder elegir a los mismos deberás tener en cuenta una serie de recomendaciones propuestas por profesionales; por lo tanto, deben contar con por lo menos un metro por un metro veinte centímetros de altura, y con una separación entre barrotes de unos diez centímetros como mínimo, incluso en el sector de acceso a la piscina debería haber alguna traba con un pasador de doble acción interna o magnético, el cual resultaría muy difícil de abrir por los más pequeños que habiten en su hogar.

Por su parte, lo que respecta a los tipos o modelos entre los cuales se pueden elegir para utilizar, están aquellos más prácticos hechos en mallas elásticas removibles y a su vez muy resistentes: otros son los modelos confeccionados con paneles de chapa desplegable o aquellos que son realizados en varillas de hierro, incluso algunos de ellos llegan a formarse con diseños de abertura muy decorativa en forma de rombos y otras puntas; en cambio, los más elegantes con un acabado especial son las rejas fabricadas en una técnica de vidrio templado, cuya estructura se compone de postes hechos en aluminio logrando una belleza comparable con los demás y al mismo tiempo resultan uno de los que más costo exigen para su confección.

También, es necesario que tengas en cuenta a los modelos sobre todo transparentes, ya que son de los mejores indicados para controlar lo que suceda en el sector de la pileta desde cierta distancia, igualmente otra alternativa que tienes es la de comprarlas desmontables, de esas que se sacan de su sitio cuando ya no hacen falta, pero que de igual manera son esenciales a la hora de aportar seguridad a las piscinas, porque se pueden evitar las muertes por ahogamiento en niños menores, como aquellos que concurren a los clubes, los que viven en barrios o asisten a piletas comunitarias de uso público, por ende contarás seguramente con un vallado estructural que propone una buena protección para cualquier aproximación de los niños hacia la zona de riesgo. Por otro lado, puedes conseguir rejas para piscinas en un material como el metal, las cuales vienen con una doble cerradura que se instalan a una altura considerable a un metro y veinte centímetros, ubicadas por profesionales.

 

 

Diferentes alternativas

Algunos de estos modelos pueden pintarse con un líquido electrostático con facilidad que se consigue en pinturerías. Al mismo tiempo tienes la posibilidad de consultar a algún herrero que podrá asesorarte con más precisión sobre el tema de la seguridad y el mantenimiento de las rejas para piscinas. Otra alternativa de enrejado para piletas son las que se hacen de vidrio, con un tipo de vidrio especial llamado blisan, el cual es un elemento que cuenta con mucha resistencia, casi nunca se rompe y si por algún motivo se rajase permanecerá unido hasta que decidamos reemplazarlo nuevamente. Otra de las opciones accesibles también que se pueden señalar es el de los cercos hechos en alambre o madera de quebracho, los que se destacan por ser de estilo rústico y agradable a la vista, además se combinan en alguna ocasión con nylon, cuyo tejido en su mayoría vienen en color blanco, negro, verde o transparente, según la preferencia de cada uno.

Igualmente, a la hora de adquirir a estos elementos de protección es posible recurrir a las páginas web, en donde es posible tener una vista más concreta de todos los diseños que existen e incluso te permitirán asesoramiento mediante la consulta con el vendedor, que luego se pondrá en contacto contigo para ofrecer información sobre los precios y el modo de instalación, solamente hay que enviar los datos y una dirección para que puedan visitarte a fin de concretar de alguna forma la compra. En algunos casos sucede que se pueden instalar fácilmente, hasta podrás hacerlo tu mismo aunque deberías seguir ciertas pautas como la altura que corresponde superior a la de cualquier niño, no necesitan tener elementos rígidos de forma horizontal, para evitar que los pequeños trepen allí, por ello es conveniente optar por las rejas de PVC, porque dificultan cualquier manipulación y además poseen trabas especiales de seguridad.